Actualidad
La calidad del aire sometida a análisis en una sesión formativa con Repsol

La calidad del aire sometida a análisis en una sesión formativa con Repsol

BQ.
22/11/2019

¿Qué son los compuestos orgánicos volátiles (COVS)? Como pueden afectar nuestra salud? ¿Cuál ha sido su evolución a lo largo de los años? Estas son algunas de las cuestiones abordadas este miércoles, 20 de noviembre, a la delegación de Tarragona del Colegio de Periodistas de Cataluña, en una sesión formativa organizada por Repsol sobre los COVS y la calidad del aire.

El encargado de hacer esta materia más comprensible a todos los asistentes, periodistas y profesionales especializados en el ámbito, ha sido el ingeniero químico del Departamento homólogo de la Universidad Rovira y Virgili, Carlos Lozano. Después de elaborar una breve contextualización, ha hablado de la preocupación existente en la calidad del aire y lo importante es poder analizar los compuestos contaminantes. «Una vez detectados se pueden desarrollar pautas de mejora», dijo el experto. Con todo, también ha mencionado la diferencia entre las palabras emisión 'y inmisión'. En el primer caso, se trata de la salida de una serie de compuestos de una fuente; en el otro caso, se trata de la absorción por parte del ser humano cuando respira determinados compuestos contaminantes. «De ninguna manera se pueden relacionar ambos términos», indicó.

Por otra parte, también ha abordado las fuentes de emisiones a la atmósfera. Ha mencionado una variada tipología, tales como las emisiones móviles (coches), emisiones estáticas (infraestructuras portuarias e industrias), fuentes biogénicas (incendios forestales, etc.) y fuentes secundarias (compuestos derivado de tintorerías, estaciones de servicio y calefacciones de nuestro).

Las emisiones industriales

En cuanto a las emisiones industriales, el ingeniero Lozano destacó que según unas variables determinadas pueden ser más o menos perjudiciales. «Debemos tener en cuenta que una emisión de tipo continuo o discontinuo puede afectar en mayor o menor medida según el producto que emita, su velocidad y la temperatura de salida, así como la de la climatología externa (velocidad del viento). También se debe tener en cuenta la altura del foco emisor, las condiciones atmosféricas y la proximidad con la ciudad », enumeró.

A continuación, también ha detallado cuál es el ciclo que toman los COVS desde el momento en que se emiten. Van a parar a las nubes, la lluvia, a las aguas substerrànies, los mares y ríos y, finalmente, vuelven a evaporarse comenzando de nuevo el ciclo.

La dinámica de los contaminantes no tiene fronteras

Y es que la dinámica de los contaminantes no tiene fronteras, según ha dicho Lozano, porque hay múltiples caminos de exposición y, por tanto, muchos riesgos para la salud. De hecho, a pesar de que existe una normativa y una legislación vigentes en cuanto a la minimización de la producción de COVS contaminantes, el impacto no se puede detener. «Hay contaminantes con concentraciones mayoritarias como el ozono, el óxido de azufre y el monóxido de carbono, entre otros», destacó.

El conductor del acto también ha puesto de relieve la importancia del control de las emisiones industriales con mediciones puntuales y sistemas automáticos de medición sin operario. En cuanto al control de las inmisiones, se controlan por unas redes de vigilancia y prevención: controles con cromatógrafos en línea y muestreos activos y pasivos con tubos de carbón de coco. «Los cromatógrafos son más caros que los muestreos, donde el pasivo tarda 14 días, pero segueixent siendo efectivo», ha aportado.

 


Ver más noticias de Actualidad