Quí­mica Cotidiana
La importancia de los gases en nuestras vidas

La importancia de los gases en nuestras vidas

BQ.
31/03/2015

Las industrias necesitan oxígeno, nitrógeno, argón, xenón, neón y criptón, así como dióxido de carbono, acetileno, hidrógeno y helio y numerosas mezclas de gases diferentes. Se producen a escala industrial y son tan importantes como el agua y la electricidad en muchos procesos de fabricación de productos cotidianos.  Messer los llama Gases for Life, un eslógan que desde 2011 acompaña al logotipo de Messer y que fue adoptado por el Grupo Messer con dos objetivos: destacar el objeto del negocio de la empresa, los gases, y por otro lado,  llamar la atención sobre la importancia de los mismos en la vida diaria.

El oxígeno, nitrógeno, argón, xenón, neón y criptón se extraen del aire. El dióxido de carbono se obtiene principalmente como gas residual en algunos procesos industriales y más tarde se purifica. En parte también se extrae de fuentes naturales subterráneas. El hidrógeno y el acetileno se producen de forma química. El helio se obtiene de fuentes naturales subterráneas.

Los gases industriales se utilizan en diferentes aplicaciones y con varios niveles de pureza, incluso como gases alimentarios o medicinales. Los gases industriales pueden mejorar la seguridad de los procesos de producción y la calidad de los productos, y ofrecer más rentabilidad. A menudo contribuyen a la protección del medio ambiente. Algunos procesos y aplicaciones serían impensables sin las características químicas de los gases. Entre los sectores habituales que utilizan los gases figuran la automoción, siderurgia, alimentación, construcción, metalurgia, fabricación de vidrio y cerámica, sector de la salud, industria química y farmacéutica, investigación y desarrollo.

El más conocido de todos, el oxígeno se aplica, por ejemplo, en la aceleración de las reacciones de oxidación en diversos sectores y procesos; aumento de las temperaturas de proceso en la fabricación de metal, cerámica y vidrio; aceleración de procesos biológicos y bioquímicos, por ejemplo en el tratamiento de aguas; sustancia activa y fármaco en la medicina y muchas otras. De este modo, el oxígeno ayuda a elaborar y refinar el vidrio y el oxígeno medicinal juega un papel importante como gas respiratorio.

El nitrógeno es un gas útil para la protección de raíz en la soldadura y para el transporte de sustancias inflamables; gas propelente; reciclaje de frigoríficos; ultrarefrigeración de alimentos; fabricación de fertilizantes; congelación del subsuelo en obras de profundidad; enfriamiento del hormigón; criocirugía; gas de protección para la producción de componentes microelectrónicos. Un ejemplo práctico lo encontramos en la fabricación de componentes electrónicos, como los de un reproductor MP3, que se emplea el nitrógeno como gas de protección.

Gases for life

La actual campaña publicitaria de Messer se centra en los beneficios de los gases industriales en la vida cotidiana. Este ejemplo publicitario muestra que el nitrógeno (N2) se utiliza, entre otras cosas, para moler especias de forma muy fina o para envasar queso de manera óptima. El dióxido de carbono (CO2) se usa para abonar las verduras, para enfriar la masa en panaderías o para eliminar la cafeína del café. Y, por supuesto, como ácido carbónico para carbonatar las bebidas. El oxígeno (O2) se emplea en la fabricación de vidrio, y el ozono (O3) ayuda a blanquear el papel de forma ecológica.


Ver más noticias de Quí­mica Cotidiana