Quí­mica con las personas
Repsol promueve un año más el balizamiento ecológico de las playas de la costa tarraconense con la instalación de 17 nuevos biotopos artificiales

Repsol promueve un año más el balizamiento ecológico de las playas de la costa tarraconense con la instalación de 17 nuevos biotopos artificiales

Presentación en rueda de prensa sobre el aumento de la instalación.
BQ.
13/06/2018

Repsol promueve un año más el balizamiento ecológico de las playas de la costa tarraconense, mediante la instalación de 17 nuevos biotopos artificiales (7 en Tarragona y 10 en Altafulla). Con estos, ya son 120 los sumergidos en estas playas desde que se instalaron los primeros, en 2012. 

El muelle de Pescadores del Serrallo ha sido el lugar escogido este año, para hacer la presentación de las nuevas boyas ecológicas con las que se determinará la zona reservada al baño a algunos municipios de la costa tarraconense. Al acto de presentación han asistido el alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso, el director de Desarrollo Corporativo y Sostenibilidad del Puerto de Tarragona, Joan Maria Basora, el director del Complejo Industrial de Repsol en Tarragona, Josep Francesc Font y el creador de las boyas, Miquel Rota. 

Los municipios que utilizan este sistema de balizamiento ecológico de las playas son Torredembarra (con 32 biotopos instalados), l'Ametlla de Mar (11), Altafulla (38), Salou (8),Tarragona (26) y l'Hospitalet de l'Infant (5).

Los biotopos artificiales son grandes piezas de obra y piedra hechas con un cemento natural de alta durabilidad que atraen la flora y la fauna marinas y hacen que se forme un escollo. Tienen una altura de entre 1,5 y 2 metros y su anchura acostumbra a ser de un metro y medio, mientras que su peso es de entre 1.500 y 2.500 kg. Estos biotopos traen una boya intermedia que hace que la cadena sobrante de la boya que hay a la superficie para delimitar la zona de baño, quede en suspensión y no malogre el fondo marino cuando hay temporal. 

Los biotopos se instalan de manera permanente y al acabar la temporada de verano, tan sólo se retira la cadena y la boya de plástico superior, lo cual permite que la vida marina que se ha generado al suyo cercando, no se vea malograda y continúe creciente, a diferencia del que pasaba con los tradicionales bloques de hormigón que se ponían y sacaban al inicio y final de cada temporada de verano. Así pues, con el nuevo sistema de boyas ecológicas, la base queda al fondo del mar y al inicio de cada temporada unos submarinistas localizan por GPS la posición exacta, para colocar nuevamente una boya de superficie. 

En cuanto a la financiación del proyecto, Repsol se hace cargo de los biotopos, mientras que los ayuntamientos financian el mantenimiento del material y la instalación y desinstalación de la parte que va desde la boya intermedia hasta la superficie.

Los parques de biotopos

Torredembarra y Altafulla disponen de parques de biotopos, es decir, de una extensión de terreno donde hay varios biotopos sumergidos con los que, además de regenerar y conservar la flora y la fauna marinas de la zona, se busca acercar el mar a sus visitantes a través de diferentes actividades acuáticas y de educación y sensibilización en favor de la conservación del medio marino. 

Estos parques de biotopos tienen una extensión de 200 metros cuadrados. El de Torredembarra está situado a una profundidad de 4,5 metros, mientras que el de Altafulla está a unos 5,5 metros de profundidad dentro de la zona de baño y a unos 200 metros de la costa.


Ver más noticias de Quí­mica con las personas