Actualidad
AITASA trabaja junto a  la AEQT en construir una planta de tratamiento de aguas depuradas

AITASA trabaja junto a la AEQT en construir una planta de tratamiento de aguas depuradas

J.A. DOMÈNECH
20/02/2017

Aguas Industriales de Tarragona S.A., AITASA, está desarrollando junto a la AEQT el proyecto de una gran planta de tratamiento de aguas depuradas que supondría una inversión de entre 10 y 15 millones de euros.

El nuevo centro de tratamiento de aguas se situaría en el polígono petroquímico sur, aunque todavía no se ha definido su ubicación concreta. La compañía lleva un tiempo trabajando en este proyecto.   “Las empresas químicas están analizando de forma individual esta posibilidad”, explica Daniel Monserrat, director general de AITASA. Se trata de una planta que debería estar finalizada antes de junio de 2020, “debido a que existe una normativa que requiere que las industrias químicas mejoren sus emisiones en aguas, y el plazo ya está marcado”, señala Montserrat.

Para este proyecto, AITASA juega con una ventaja, como es la de disponer del emisario conjunto que se puso en marcha en 2014. ”Dado que tenemos esta infraestructura, ello nos permite acometer este proyecto”.

Se estima que la planta tendría, inicialmente, una capacidad de 500 metros cúbicos/hora. Se trata del principal proyecto en el que está trabajando AITASA en estos momentos, aunque hay otros que están en estudio. ”De forma continua estamos también trabajando en potenciar el suministro de agua desmineralizada, crecer en este apartado, que sigue siendo una parte pequeña de nuestro negocio”, explica Montserrat.

La compañía, con una veintena de accionistas, mayoritariamente empresas el sector químico, divide su actividad entre agua industrial, clorada, regenerada y desmineralizada, y otros proyectos. Se trata de una dinámica general de la empresa, que más allá de la gestión del agua, siempre busca poner en marcha nuevas ideas, como por ejemplo en su día la ejecución y posterior gestión del Rack Dixquímics . Y es que “nuestra obligación es hacer todo lo posible para favorecer que la industria en Tarragona sea lo máximo competitiva. Es lo que debemos aportar en nuestro ámbito de actuación”, argumenta Monserrat. “Para ello buscamos sinergias que puedan mejorar la competitividad, lo que se traduce en proyectos de diverso alcance”.

“Estamos también estudiando lo que puede aportar al conjunto el vapor de agua en el polígono sur: cómo podríamos encontrar unas sinergias en su generación y consumo. Para ello tendríamos varios escenarios. Uno de ellos sería poner en valor las infraestructuras actuales, de manera conjunta, o bien, por otro lado, estamos estudiando alternativas de producción de vapor más competitivas que las generadas por métodos. Trae consigo beneficios medioambientales, económicos y de gestión”.

AITASA gestiona un volumen de agua de algo más de 10 millones de hectómetros cúbicos al año, obteniendo una facturación de 11 millones de euros a cierre de 2016. Pare este año, el volumen de agua gestionada aumentará, según las previsiones de la compañía, aunque no así el de la facturación. “Llevamos un par de años creciendo, pero hay que tener en cuenta que en 2015 y 2016 trabajamos en la adecuación de las rieras de la Boella y Baorada , lo que, dado su volumen, hizo crecer la facturación hasta los 11 millones de euros” . No obstante, la división de agua regenerada (3,9 hectómetros cúbicos en 2016), que ha experimentado un fuerte crecimiento, ha hecho posible también cerrar el ejercicio con buenas cifras, aportando un 40% del global de las ventas.

 

 

Futuro del sector

Todos los especialistas del sector tienen una opinión sobre por dónde puede ir el futuro de la química en Tarragona. Delante de las amenazas y las oportunidades, a juicio de Montserrat, “el sector tiene que tender a que las empresas sean más especializadas, y a la vez tenemos que hacer lo posible para atraer nuevas empresas, y esto no es tan fácil”.

De manera genérica, y al compararse con otros sectores, el director general de AITASA tiene claro que la sociedad debe de ser consciente de qué valor aporta cada actividad, y “nos daremos cuenta que la química es la que más aporta de forma directa, indirecta e inducida”.

Por su parte, “la industria tiene que hacer todo lo posible para ser competitiva, delante de un contexto genérico y particular de cada empresa frente a sus accionistas. Hay mucho valor añadido, pero esto no hace por si solo que seas competitivo…”

Monserrat cree que “la administración debe mejorar y ayudar para que las empresas sean competitivas. Si en un plazo corto, el 20% del PIB ha de ser de origen industrial, no parece que se trabaje en esa línea”. Y entre todas las prioridades, a juicio de Montserrat, “lo principal es el ancho de vía europeo. Sin esta conectividad difícilmente podemos mejorar la competitividad. Por otra parte, la estabilidad normativa es un factor muy importante. Las cosas no pueden cambiar drásticamente y además en plazos cortos de implementación”.

Monserrat cree que la sociedad no está plenamente concienciada de los valores que aporta la industria química. “Se tendrían que implicar todos los sectores. Por otra parte, la visión es muy local, no se aprecia de forma extensa, siendo uno de los sectores que más aporta a nivel de PIB, al menos en Catalunya”.


Ver más noticias de Actualidad