Química Investiga
Covestro estrena una nueva materia prima

Covestro estrena una nueva materia prima

BQ.
23/06/2016

Dióxido de carbono en lugar de petróleo: por primera vez, Covestro está utilizando CO2 para producir plásticos a escala industrial. El viernes pasado la empresa inauguró en su centro de Dormagen, cerca de Colonia (Alemania), una planta de producción para fabricar un innovador componente de espuma hecho con un 20% de CO2. Este nuevo proceso permite ahorrar una cantidad proporcional de la materia prima tradicional de origen petrolífero, contribuyendo así a la sostenibilidad que Covestro considera tan potencial.

“Debemos cambiar el modo en el que entendemos el CO2, y lo haremos. Su uso como fuente alternativa de materias primas constituye una solución a algunos de los mayores retos de nuestro tiempo, por ejemplo, la búsqueda de sustitutos a los recursos fósiles finitos, como el petróleo y el gas, y la consecución de ciclos cerrados de materiales. Gracias a nuestro novedoso proceso y al inicio de las operaciones de producción en Dormagen, nos consideramos pioneros en este ámbito, siempre fieles a nuestra visión basada en el principio de ‘hacer del mundo un lugar mejor’”, apuntó Patrick Thomas, CEO de Covestro, en la ceremonia de inauguración a la que asistieron más de 150 invitados del mundo empresarial, científico y político.

Una perspectiva a largo plazo

“Este método de usar el dióxido de carbono como materia prima es un paso importante en nuestro camino hacia un futuro sostenible. El Gobierno Federal de Alemania promueve el uso del CO2 como materia prima para incrementar la base de materias primas de la industria química y abrir así nuevas vías para la sostenibilidad”, señaló Thomas Rachel, Secretario de Estado Parlamentario del Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania. Conviene destacar que este Ministerio apoyó la tecnología de Covestro con su contribución financiera en la fase de investigación y desarrollo.

Para colchones y tapicería

En Dormagen, Covestro utiliza el carbono del CO2 para fabricar un nuevo tipo de poliol. Se trata del bloque constituyente básico de la espuma de poliuretano, un material versátil que se utiliza en muchos sectores de todo el mundo y que empleamos a diario. El dióxido de carbono se enlaza químicamente con el interior del material.

La empresa ha invertido alrededor de 15 millones de euros en la nueva planta, cuya capacidad de producción anual es de 5.000 toneladas métricas. El CO2 utilizado es un producto residual de una química adyacente.


Ver más noticias de Química Investiga