Actualidad
Los operadores locales de hidrocarburos mantendrán este año sus volúmenes y tráficos

Los operadores locales de hidrocarburos mantendrán este año sus volúmenes y tráficos

J.A. DOMÈNECH
26/04/2016

Es una incógnita. Cualquier predicción puede cumplirse, y lo contrario. ¿Qué pasará con el precio del petróleo? , ¿se mantendrá la actual situación durante largo tiempo?, y ¿cómo afecta a los operadores locales el precio  a la baja de los hidrocarburos?

Aunque el exceso de oferta presiona al mercado global, lo cierto es que el tráfico de hidrocarburos no lo marca el precio que dicte el mercado, sino la relación entre la oferta y la demanda, y la evolución de las principales magnitudes económicas: PIB e inflación, entre otras. Este fenómeno queda subrayado, por ejemplo, en el movimiento de los dos primeros meses del año en el Puerto de Tarragona, que ha manipulado casi 4 millones de toneladas de estos productos, destacando el incremento del petróleo crudo (+ 25%), la gasolina (+ 8%), los gases energéticos del petróleo (+ 139,2%) y los biocombustibles (+ 229,3%). Y según los datos que dispone la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), se prevé cerrar el primer trimestre de este año con un buen comportamiento de los productos químicos y petroquímicos, con un volumen que supera los 5 millones de toneladas.

En todo caso, la APT estima para este ejercicio una bajada del movimiento de toneladas de hidrocarburos respecto al 2015. En concreto, pronostica una caída del 4,6% pasando de 22,38 millones de toneladas a 21,35.

Este incremento del movimiento de hidrocarburos constata, efectivamente, que, más allá de los vaivenes en el precio del crudo, los factores que impulsan la demanda obedecen a parámetros alejados de la volatilidad de los mercados, como hemos comentado.

Los precios del petróleo en 2016 están presionados por un exceso de oferta que, de acuerdo con cifras de la OPEP, alcanza actualmente más de 2 millones de barriles por día. No obstante, está previsto que este año la sobreoferta disminuya, debido a que un aumento de la demanda mundial y el desplome de los precios generan una menor producción en algunos países fuera de la OPEP, pero aún no hay señales sobre si el cartel está dispuesto a reducir su suministro.

Desde que los precios del crudo empezaron a caer drásticamente hace 18 meses desde un nivel superior a los 100 dólares por barril (aproximadamente 159 litros de petróleo) hasta por debajo de 40 dólares en el momento de redacción de este artículo, el número de analistas que predicen un repunte se ha reducido. Algunos consideran que ahora un nivel de 20 dólares es más probable que un movimiento notable al alza.

 

Mantener el movimiento

Entre los operadores locales hay matices sobre valoraciones y previsiones. En el caso del consignatario  Alfaship, las estimaciones de su operativa en el Puerto de Tarragona son de 1,6 millones de toneladas: un millón vía importación, y el resto exportación. Javier Pereira,  responsable de la oficina de Tarragona, cree que, “en teoría, el bajo precio del petróleo tiene que favorecer el consumo local, pero también es cierto que esta situación perjudica a las petroleras, que han de dar salida a esta demanda y por tanto a sus inversiones de futuro”. En todo caso, “poder decir cómo afectará  el mantenimiento del precio bajo del petróleo en el movimiento de hidrocarburos es complicado.”

En la cadena de suministro de hidrocarburos juegan un papel fundamental los operadores logísticos, muy especializados, que son a su vez un termómetro para medir la evolución de las transacciones. Así, desde Vopak-Terquimsa, especialista en almacenaje de derivados del  petróleo, señalan que este año el movimiento en sus instalaciones será de unas 300.000 toneladas, frente a una capacidad de 338.855 m3 en 82 tanques. Vopak-Terquimsa se encuentran inmersa en una ampliación que situará su capacidad en más de 400.000 m3.

Asfaltos españoles SA (ASESA) es el productor de referencia de betún asfáltico en España. Un portavoz de esta empresa ubicada en Tarragona señala que “la previsión para 2016 es la de mantener el tráfico de hidrocarburos al mismo nivel de 2015”, ejercicio en el que ASESA alcanzó los 1,1 millones de toneladas, superando en algo más de un 5% el tráfico de 2014 en volumen y un 9% el número de operaciones realizadas. Respecto a las previsiones para este año, “no contemplamos afectación por este motivo ya que la previsión de actividad en el mercado de destino de nuestros productos se mantiene al mismo nivel que la del ejercicio de 2015”, señalan las mismas fuentes.

Asesa tiene una capacidad nominal de destilación cifrada en 1,4 millones de toneladas anuales de crudo. Y su capacidad total de almacenamiento se eleva a 630.000 metros cúbicos.

Euroenergo es otro de los operadores logísticos de hidrocarburos en el Puerto de Tarragona. Su capacidad es de 340.000 m3, y recientemente ha solicitado a la APT una ampliación de sus instalaciones  en el muelle de la Química. Para esta empresa, “el actual precio del petróleo, el no saber cómo pude evolucionar, genera inestabilidad”, señalan fuentes de la compañía. “Es probable que haya menos movimiento, ya que los operadores buscan el precio, y en este ambiente de incerteza algunos esperan todavía precios más bajos”. No obstante, “confluyen tantos factores que se hace difícil hacer una predicción. En Euroenergo confiamos en movimentos de producto similares al 2015”.

“Nosotros esperamos mantener las cifras de 2015”, señala  Francesc Diañez, de la compañía Nextmaritime. La empresa tarraconense consignó el pasado año en el Puerto un total 3,2 millones de toneladas de hidrocarburos. Diañez cree que “en un puerto como el de Tarragona, donde existen varias refinerías y complejos petroquímicos, los movimientos en relación al tipo de producto, importaciones o exportaciones, ofrecen  un tráfico de buques estable”, por lo que la afectación del precio no es tan importante.

Es importante, igualmente, contar con la opinión de un gigante del refino como es Repsol. En su caso, señalan desde la empresa, “hay que tener en cuenta que nuestra refinería tiene programada una parada quinquenal para hacer labores de mantenimiento, inspección y ejecución de proyectos energéticos. Esta parada tiene una duración estimada de 1 mes, con el consiguiente impacto en el tráfico de materias primas y productos acabados”.

Es sintomático también que la plataforma Casablanca, frente  a la costa tarraconense, que concentra la extracción de crudo en nuestro país, con una capacidad de unos 10.000 barriles diarios, esté en este momento en una media de 5.500 barriles, según señala la propia multinacional. Una producción que no ha de variar a lo largo del año, ya que el mercado no anima a ello.

En todo caso, según vemos, no parece que las ondulaciones en los precios hagan temer a los operadores cambios pronunciados en la logística de hidrocarburos.


Ver más noticias de Actualidad