Actualidad
¿Es el fracking una burbuja?
   02/02/2015

¿Es el fracking una burbuja?

J.A. DOMÈNECH

Desde 2013 se especulaba con que esta nueva técnica de obtención de recursos naturales energéticos podría abaratar sustancialmente el precio del petróleo y del gas, como así hemos visto confirmado de forma acelerada en los últimos meses. El fracking ha llevado a la economía estadounidense a convertirse en el primer productor mundial de petróleo, superando a  Arabia Saudí, al sobrepasar los 14 millones de barriles diarios de producción. Por poner un ejemplo gráfico: es como si EE.UU se hubiera anexionado toda la producción de Brasil.

Consecuencias. En EE.UU., el número de empleos creados gracias  al fracking ha crecido de forma notable, ayudando a las cifras globales de empleo que están mejorando de forma sustancial  en el país de Obama. Lo más llamativo, por inesperado,  es que el fracking ha desatado una convulsión en los mercados, forzando la bajada del precio del crudo, lo que beneficia directamente a países no productores como España y hunde aquellas economías como Venezuela y Rusia, que necesitan que el mercado marque precios altos al ser claramente exportadores.

¿Pero, esta técnica tiene futuro? Los malos augurios dicen que a los dos años de extracción  mediante este proceso se consume el 80% de las reservas del yacimiento y queda el terreno con múltiples fracturas provocadas por la técnica hidráulica. Por otra parte, los que argumentan sus efectos especulativos, señalan que innumerables empresas dedicadas al fracking en EE.UU. recaban la participación de inversores en proyectos que únicamente acaban beneficiando a sus promotores. De hecho la operativa no es nueva, nace en los años 40 del pasado siglo, dando un salto de perfección en la década del 2000. Y ahora las mejoras técnicas en la obtención de petróleo y gas de esquisto, han ofrecido estos grandes aumentos en la productividad y, por tanto, en el margen comercial.

Pero es que, como hemos señalado, el fracking, por sí solo, no hubiera causado tal terremoto en la bajada del precio del crudo. Ha necesitado la colaboración de Arabia Saudí, que se ha empeñado en combatir la nueva producción, muy centrada en EE.UU., mediante la bajada directa del precio del barril, esperando ahogar  así las prospecciones estadounidenses que, en teoría, no podrán competir al obtener un precio que no compense el coste de  producción. El reino saudí, el primer productor de la OPEP, ha lanzado un envite que va  a beneficiar a toda la economía mundial.

Con esta técnica de ‘ahogar’ al enemigo productor, ya llevamos unos cuantos meses y nadie, absolutamente nadie, sabe hasta dónde puede bajar el precio del petróleo, aunque Irán diga que será hasta los 25 dólares/barril, y menos aún cuánto tiempo va a durar este efecto, que pocos se atreven a ponerle fecha en el calendario. ¿Un año quizá? Y en el horizonte tenemos a China, que se prepara para invertir también en esta modalidad  extractiva.

¿Es especulativo el fracking? Por ahora, lo que sabemos seguro es que puede ser/es un revulsivo de la economía mundial, y desde luego ha conllevado una mejora para nuestros bolsillos.

 





Ver más noticias de Actualidad