Actualidad
     <i>20 minutos para explicar todo un mundo</i>


20 minutos para explicar todo un mundo



J.A. DOMÈNECH
09/12/2015

La química ha mejorado sustancialmente nuestras vidas y ha dado solución a muchos problemas en diversos ámbitos; ha procurado eficiencia y protección en nuestro entorno más próximo, y lo que es más importante: es garante de un futuro de avances para la humanidad. ¿Y cómo explicar todo esto de forma sencilla, amena y rápida?

BASF, la mayor empresa química del mundo, puso en marcha hace años un proyecto en la sede de la compañía en Ludwigshafen, con el fin de explicar de forma didáctica todo aquello que aporta la compañía en diversos ámbitos. Y aunque en Tarragona ya existía un modelo expositivo a escala inferior, en marzo de este año, tras una remodelación, abrió sus puertas de nuevo. Y con resultados de éxito: el Centro de Visitas de BASF recibe una media de 1.500 visitas: grupos de estudiantes, profesionales, e incluso los propios empleados.

El empeño no es fácil. La multinacional tiene más de 800.000 referencias en el mercado, aplicaciones de toda índole con un enorme catálogo de productos de éxito; muchos de ellos han creado historia, y otros, menos espectaculares, aportan con su uso bienestar y progreso. Productos y aplicaciones en sectores como el transporte, nutrición, deporte, gas y petróleo, el hogar, agricultura, automoción, electrónica, entre otros. Una vocación de presencia que hace universal a BASF.

Los ejemplos se multiplican. El tinte índigo, azul que se utiliza en los populares vaqueros, es una patente de BASF registrada en 1890; o aquellas cintas magnéticas de los casetes, icono durante varias décadas del siglo pasado. Muchos plásticos que se fabrican para juegos y deportes; o productos para conseguir espacios insonorizados. Elementos de última generación para la industria del automóvil, y pinturas, fragancias, resinas. O los más curiosos como componentes para la pasta dentífrica, e incluso la fórmula que hace que los chicles no se deshagan en la boca. 800.000 referencias…

     <i>20 minutos para explicar todo un mundo</i>

 
 

Si los que diseñaron la exposición tuvieron la idea de reflejar que BASF está en todo, por así decirlo, el objetivo se cumple, de manera que se hace difícil negar que todos tenemos algo de BASF en nuestras vidas.

 

En el Centro de Visitas del centro de producción de La Canonja se articulan cinco ideas que quedan bien trabadas: la historia de la compañía, su implantación mundial, los productos de BASF en la vida cotidiana, los valores, la seguridad y la estrategia de la compañía. El visitante puede hacerse una idea clara de estos cinco ámbitos durante su visita. Y no necesitaría, sin necesidad de profundizar, más de 20 minutos para recorrer toda la exposición por sí mismo. Aunque, naturalmente, las visitas son grupales y tuteladas.

Diversos paneles expositivos permiten acercarnos a todo aquello que de química hay en nuestra vida diaria. Y realmente abrume la presencia cotidiana del universo de artículos y aplicaciones que aporta esta industria. Si los que diseñaron la exposición tuvieron la idea de reflejar que BASF está en todo, por así decirlo, el objetivo se cumple, de manera que se hace difícil negar que todos tenemos algo de BASF en nuestras vidas. Pero es que además se han procurado dos cosas importantes en este Centro de Visitas. La primera es su ubicación, justo a la entrada del centro, con una estructura de sala abierta, con el fondo de las instalaciones fabriles tras las paredes de cristal. El segundo factor es el logro de la interacción con el visitante; aquí se viene también a experimentar con paneles de realidad aumentada, pantallas táctiles, dispositivos que permiten oler, tocar, sentir.

En 1850 Friedrich Engelhorn fundó BASF, con grandes ideas de proyección. 150 años después, más allá de ver las capacidades que ha alcanzado la multinacional alemana, hubiera aprobado con nota un Centro de Visitas como este. No hay mejor homenaje para su fundador.

 



Ver más noticias de Actualidad