Actualidad
ASESA registra récord de producción y consolida sus exportaciones a una treintena de países

ASESA registra récord de producción y consolida sus exportaciones a una treintena de países

J.A. DOMÈNECH
16/06/2015

Con una capacidad de refino de 1,4 millones de toneladas anuales de crudo, Asfaltos Españoles SA (ASESA) es líder en la producción de betún asfáltico con un volumen expedido en 2014 de un millón ochenta mil toneladas, o lo que es lo mismo, una cuota del 45% del mercado nacional. Esta capacidad la podemos ejemplificar de otra manera: la producción anual de ASESA haría posible la construcción de 5.500 Km. de carretera nueva de dos carriles.

La sociedad, propiedad al 50% de las multinacionales Cepsa y Repsol, ha experimentado un fuerte impulso en sus exportaciones en los últimos tres años. En el año 2011 las ventas al exterior suponían aproximadamente la mitad de su producción. En 2012, la crisis se traduce en una importante caída de la actividad que afecta fuertemente al mercado español, y para acabar de alimentar la caída se unió la efervescente Primavera Árabe. “Todo ello representó un descenso de la actividad en ASESA de cerca del 20%. Ante la atonía de nuestro principal mercado, no cabía otra alternativa que fomentar las exportaciones”, explica Jordi Goñi, jefe de Gestión de Recursos de ASESA. De manera que la compañía ha conseguido incrementar las salidas de producto al exterior, especialmente durante los dos últimos años, cifrándose hoy en el 80% de las ventas de la compañía. El destino más común de las exportaciones de ASESA es el norte de África, y singularmente Argelia. Pero hay muchos más: desde el golfo de Guinea, diversos destinos europeos, América del Sur, Centroamérica, EE.UU. y Arabia Saudí, por poner algunos ejemplos que llaman la atención, entre la treintena de países a los que vende ASESA.

“Estamos en un sector muy globalizado con un gran peso de la componente logística y por tanto con una alta exigencia competitiva”, argumenta Goñi. “Podría decirse Incluso que, “hay un exceso de capacidad de refino por lo que la falta de competitividad puede llegar a comportar la consideración del cierre de instalaciones”. La de ASESA puede considerarse una refinería atípica. Esta atipicidad radica en el hecho de que cuando las llamadas refinerías convencionales valoran los crudos ligeros con bajo contenido de fracción pesada (la destinada a la producción del betún asfáltico), en el caso de ASESA los crudos apreciados son aquellos en los que la fracción pesada es mayoritaria. Son los denominados crudos pesados y extra pesados con la destilación de los cuales, el rendimiento en la producción de betún es mucho más elevado que con los crudos ligeros.

Las estimaciones de la compañía para este año son las de llegar a una producción de 1,1 millones de toneladas, batiendo el récord de 2014 (1,08 millones), volumen que estaría en el límite de su capacidad nominal de destilación cifrada en 1,4 millones de toneladas anuales de crudo. Y aunque este potencial la hace única en todo el Estado, son sin embargo otras las características que diferencian a ASESA. Como por ejemplo su capacidad total de almacenamiento que se eleva a 630.000 metros cúbicos. O bien la producción de diferentes calidades de betún asfáltico, entre las que se encuentra la registrada como Superpave PG, una especificación que le ha abierto las puertas del exigente mercado estadounidense.

Pero seguramente es su terminal en el Puerto de Tarragona uno de los grandes activos de ASESA, el que puede dar un nuevo impulso a la compañía. La instalación portuaria de la asfáltica opera actualmente un volumen total de algo más de 2 millones de toneladas anuales de productos, por lo que tiene la suficiente capacidad para atender los movimientos que genera la compañía a través de sus accionistas, Cepsa y Repsol, y los que pudieran llegar de terceros. Hoy, tres plataformas de atraque, con diferentes calados, atienden a una media de entre 170 y 200 buques al año. “De hecho, en base a la capacidad potencial de la terminal, creemos que podemos dar servicio a otros operadores siempre que se trate líquido con capacidad de almacenamiento asociada”, declara Goñi. Actualmente, ese servicio a terceros supone una cifra relativamente simbólica frente a su capacidad
total.

Desde los años 90, ASESA trabaja en régimen de maquila para sus accionistas. Es por ello que, declara Goñi, “uno de los objetivos de futuro se sitúa en lograr obtener una rentabilidad adicional a la de su actividad principal a través de una racional explotación de sus activos” . En este sentido, la oportunidad que ofrece su terminal portuaria podría abrir un horizonte de actividad hasta ahora casi residual. “Es una línea en la que estamos trabajando al objeto de dimensionar su potencial real; por el momento lo importante es que futuribles clientes conozcan que tal potencial existe, y vean los beneficios de optimizar sus costes logísticos a través del buque tanque como medio de transporte sin la necesidad de asumir una infraestructura propia para ello”, argumenta Goñi.
ASESA dispone también de una plataforma de carga de camiones, que principalmente nutren al mercado español y del sur de Francia. Frente a la salida por mar, la carga rodada supone un movimiento del 10%, aproximadamente. La refinería da empleo directo a 115 personas, más los que proporciona de forma indirecta e inducida, la planta genera 400 puestos de trabajo.

La compañía está inmersa en un Plan Estratégico (2012-2016) en el que prevé invertir un total de 52 millones de euros. Entre otras acciones, en 2010 se puso en marcha una planta de cogeneración cuya producción de electricidad (14 MWh) se vuelca hoy íntegramente a la red, lo que supone un negocio añadido al tradicional de la empresa. Dentro del Plan Estratégico se invierten unos diez millones de euros al año en la mejora de la productividad, la eficiencia energética, la seguridad y el medio ambiente.


Ver más noticias de Actualidad