Quí­mica con las personas
Torredembarra y Altafulla instalan dos innovadores parques de biotopos artificiales, únicos en el mundo, con el patrocinio de Repsol

Los dos parques incluyen 5 biotopos cada uno de todos los tipos existentes
BQ.
09/06/2015

El objetivo principal de estos dos parques de biotopos es validar el sistema de balizamiento ecológico de las playas por el que apuesta la costa tarraconense y extenderlo a más puntos. El proyecto cuenta con el apoyo de Repsol, que es el patrocinador.

Los dos parques -que incluyen 5 biotopos cada uno de todos los tipos existentes- se  instalarán en las playas, en la zona reservada al baño, en una extensión de unos 200 metros cuadrados y en dos fondos marinos completamente diferentes. Por un lado, el parque de Torredembarra se ubicará en una zona de suelo duro (roca de arena), donde no hay movimientos de arena por el campo de posidonia cercano, que la protege. Por otro, el campo de Altafulla se situará en una zona arenosa, cercana a una pradera de Cymodocea mediterránea. Los dos parques estarán a una distancia de unos cien metros de la playa, ya una profundidad de entre 4,5 y 5,5 metros.

Los biotopos artificiales que componen los parques son grandes piezas de obra y piedra de forma cónica, de entre 1,5 y 2 metros de altura, por 1,5 metros de ancho. Pesan entre 1.500 y 2.500 kilos y están hechos de un cemento de PH neutro y carbonato de calcio que atrae la flora y la fauna marinas formando un arrecife.


Ver más noticias de Quí­mica con las personas