Opinión
Atribuciones profesionales del Ingeniero Químico

BQ.
07/05/2015

Recientemente se ha presentado la proposición no de ley 161/003383, de 10 de febrero de 2015, para el reconocimiento de las atribuciones profesionales del Ingeniero Químico.

La existencia de profesiones reguladas encuentra su origen en la necesidad de disponer de profesionales acreditados para diseñar, construir y operar instalaciones en aquellos ámbitos industriales de mayor impacto social, como medida de protección pública. Así, entendemos que para poder ejercer profesionalmente la medicina, uno tiene que realizar unos estudios perfectamente delimitados por ley. Lo mismo sucede en el ámbito industrial, donde tenemos que los actuales grados en Ingeniería Química,  Mecánica o Eléctrica capacitan para la profesión de Ingeniero Técnico Industrial, cada uno en su especialidad. En el mismo ámbito, el Ingeniero Industrial es quien tiene las atribuciones de Ingeniero Industrial Superior. Sin embargo, no se reconoce todavía la profesión de Ingeniero Químico como ingeniero superior para quienes estén en posesión del título de Máster en Ingeniería Química, a pesar de que éstos son los profesionales que tienen la capacitación máxima para este tipo de industria, sin que esto tenga que ir en detrimento de las atribuciones que Ingenieros industriales y Ingenieros Técnicos y Licenciados en Química tengan en nuestra industria.

Muchas son las razones que urgen a convertir la Ingeniería Química en profesión regulada, cuya discusión llevaría muchas páginas. La publicación de la Resolución de 8 de junio de 2009, por la que se fijan las “recomendaciones para la propuesta de (…) títulos oficiales en los ámbitos de (…) e Ingeniería Química”  deja claro que este título, el Máster en Ingeniería Química deberá conducir a la profesión de Ingeniero Químico, cuando ésta se reconozca. La inherente contradicción que se da mientras no exista este reconocimiento se pone de manifiesto en la paradoja siguiente: un ingeniero español, en posesión del grado y el máster en Ingeniería Química, puede ser miembro de una asociación profesional británica como la IChemE y ejercer la profesión de Ingeniero Químico en ese país. Si en España solicita el reconocimiento de su profesión, ¡ésta se asimila a la de Ingeniero Industrial!

En general hay consenso en las instituciones en que el reconocimiento debe abordarse pronto. Esperamos que durante lo que queda de esta legislatura, con el nuevo impulso que ha tomado el reconocimiento, podamos ver las atribuciones profesionales del Ingeniero Químico, negro sobre blanco, en una ley que acabe con la ambigüedad y el agravio comparativo que se da en la actualidad.


Ver más noticias de Opinión